Cómo elegir bien a los proveedores de tu restaurante -

Cómo elegir bien a los proveedores de tu restaurante

Los proveedores son casi tan importantes como la carta de un restaurante, ya que influyen directamente en la calidad de los resultados y en el servicio que se ofrece a los clientes. Cada restaurante tiene unas necesidades diferentes, por lo que debes seleccionar los proveedores más adecuados para tu oferta. A continuación, te contamos qué aspectos debes tener en cuenta a la hora de elegir los mejores proveedores

Antes de elegir proveedores

  • Define bien la carta. Diseña una carta eficiente, bien pensada y organizada para satisfacer las necesidades de tus clientes, pero también para simplificar la gestión de tus materias primas. 
  • Conoce tus necesidades. Detecta cuáles son los productos de uso diario y los ocasionales, las necesidades especiales para eventos o para menús de grupos y haz un listado clasificado de todas ellas. 
  • Presupuesto. Asegúrate de elaborar un buen escandallo de los platos de tu carta y que tus cocineros los gestionen eficazmente. Te ayudará a que tengan un mayor control de la mercancía y a aprovechar su rendimiento.El escandallo te permitirá además planificar mejor las compras y optimizar el presupuesto. 
  • Un responsable de compras eficiente. La comunicación entre el responsable de compras y el proveedor o distribuidor es clave. Asegúrate de que el encargado de esta tarea en tu restaurante gestiona adecuadamente las necesidades de tu local y las traslada de forma eficaz a tus proveedores y distribuidores.

¿Qué debe tener un buen proveedor?

  • Productos de calidad. Selecciona proveedores que encajen con la oferta gastronómica de tu restaurante y que te proporcionen materias primas con la mejor calidad. Para ahorrar costes, apuesta por productos de temporada.
  • Productos de cercanía. Los productos frescos y km 0 no solo se notarán en la calidad de tus platos, sino que también reforzarán el compromiso de tu restaurante con la sostenibilidad. Tus clientes lo agradecerán. 
  • Excelente relación calidad-precio. Selecciona proveedores con una relación calidad-precio excelente que te permita optimizar tu presupuesto. Recuerda que la materia prima no debería suponer más del 30% del precio final de cada plato. 
  • Servicio impecable. Los buenos proveedores deben ser puntuales, organizados y cumplir con la normativa. Valora que ellos y sus distribuidores se preocupen por conocer las necesidades y tiempos de tu cocina para cumplir con las entregas. Traslada tu filosofía y tus necesidades a los distribuidores de las marcas que te sirven el producto para asegurarte un buen servicio y poder reaccionar antes a los posibles imprevistos.
  • Digitalización y gestión de pedidos. Si todavía no has digitalizado tu negocio, comienza a valorar las herramientas que existen para digitalizar la gestión de almacén, neveras y pedidos y asegúrate de que tus proveedores y distribuidores cuentan con respuestas a tu medida.
  • Soluciones de valor añadido. Muchos proveedores han entendido que deben ser algo más que un mero vendedor de productos. Apuesta por los que te ofrezcan ese valor añadido: información técnica de sus productos, recetas, aplicaciones o ideas innovadoras para sacar el mayor partido a la mercancía. Busca aliados, más que proveedores.   

La relación restaurante – proveedores

  • Infórmate. Pide referencias sobre cada proveedor y solicita todas las licencias, acreditaciones y certificados de origen necesarios para asegurarte de que cumplen con todas las normativas de seguridad alimentaria.
  • Gestión de  proveedores. Elabora una tabla comparativa de proveedores para decidir cuál se ajusta más a tus necesidades, especialmente en productos perecederos como la fruta o las verduras, cuyo precio varía cada semana. Asegúrate de poder tener alternativas en caso de que alguno falle. 
  • Negocia. La flexibilidad es importante para poder pactar precios que se adapten a tus necesidades y conseguir métodos de pago que te ayuden a ahorrar dinero. 
  • Comunicación. La comunicación con los proveedores debe ser constante para que entiendan las necesidades de tu cocina. 

En definitiva, a la hora de seleccionar los proveedores de tu restaurante debes decantarte por aquellos que mejor se se adapten a tus necesidades, ofreciendo un servicio acorde al tipo de servicio ofertado (días de reparto, horarios…). Elegir un buen proveedor también contribuye a forjar la imagen de tu local.