La repostería en miniatura, una oportunidad para tu carta de postres -

La repostería en miniatura, una oportunidad para tu carta de postres

Como ya ocurriera con otro formato mini de éxito como la tapa, la repostería en miniatura o los postres individuales son una tendencia internacional que se ha ido imponiendo en los últimos años, tanto en los menús de los restaurantes como en pastelerías de todo el mundo. Esta opción permite que incluso a aquellos comensales que llegan al final de la comida bastante saciados, les sea difícil renunciar a un pequeño bocado dulce como conclusión de un buen almuerzo o cena, ¡toda una tentación para los clientes y una oportunidad para tu negocio!

Esta tendencia en auge no es reciente pues los postres del tamaño de un bocado no son algo nuevo para nosotros. Estos postres mini se remontan al siglo XVIII, cuando el petit-four apareció en las cocinas de la corte francesa. En aquella época la cocción se realizaba en grandes hornos de ladrillo a carbón que alcanzaban muy altas temperaturas. Para asegurarse de que no se desperdicia nada de calor, los cocineros horneaban dulces más pequeños durante las temperaturas más bajas del proceso de enfriamiento. Es decir á petit four (a horno pequeño) expresión de la que proviene el nombre de estos suculentos pastelillos.

Mucho ha llovido desde entonces y el concepto de postre en miniatura recibió un gran impulso a finales del siglo XX de la mano de los chefs de alta cocina, esmerados por ofrecer a sus clientes todo un mundo de experiencias sensoriales y gustativas. El clásico y único postre de un menú tradicional se convirtió de la mano de los chefs más prestigiosos del mundo, en una variedad de creatividades dulces que desfilaban antes los ojos del sorprendido comensal. Comenzamos a conocer los menús de degustación con una extensa variedad de platos en porciones pequeñas de los que en la parte final, cuatro o cinco eran postres en pequeño formato. El concepto repostería en miniatura ha evolucionado tanto que incluso hay pastelerías que ofrecen un menú de degustación de postres. Es el caso de la famosa pastelería de Dominique Ansel Kitchen en NY, que ofrece en ella un menú de 8 pequeños postres combinados con cócteles que ha bautizado como U.P .

¿Qué ventajas ofrecen los postres en formato mini en tu restaurante?

Aunque los postres de pequeño formato llevan tiempo presentes en la alta gastronomía, poco a poco cada vez tienen más presencia en otros segmentos de hostelería y pastelería por las ventajas y la rentabilidad que ofrecen. Más allá de los postres y piezas individuales tradicionales como flanes o natillas, la repostería en miniatura supone una oportunidad para todo tipo de establecimientos de hostelería. A continuación, destacamos las principales ventajas de ofrecer postres en formato mini en tu restaurante:

  • Existe un público cada vez más extenso seducido por la experiencia de la degustación. Un formato que funciona muy bien con los postres ya que supone toda una aventura para los paladares curiosos que tienen la oportunidad de probar mayor variedad de postres y de sabores a la vez.
  • En los tiempos actuales marcados por la prohibición de compartir platos en la mesa, los postres individuales o la repostería en miniatura es la mejor opción para tu carta de postres en tiempos del Covid-19.
  • Menor tamaño significa menos calorías y precio más bajo que el formato tradicional de postre, algo que sin duda seducirá a los comensales preocupados por su cintura y su bolsillo. Esta última preocupación es uno de los principales motivos por los que muchos comensales deciden no tomar postre para aligerar la cuenta final y los mini postres son una buena opción para superar estas barreras.
  • A menudo el comensal llega a la parte final de la comida bastante satisfecho y como consecuencia rechaza concluir con un postre. Una estupenda alternativa y la mejor forma de evitar este rotundo “no” del cliente saciado, es incluir postres en miniatura en tu carta.
  • La innovación creciente en la cocina, los ingredientes de calidad y las nuevas técnicas culinarias juegan a tu favor por lo que cada vez es más fácil hacer postres muy creativos y de alta calidad en tamaños más pequeños.

Ideas de repostería en miniatura para incorporar a tu carta de postres

Incluir una deliciosa variedad de postres en miniatura en tu carta puede ayudarte a incrementar el ticket medio del comensal. Contar con un mix de postres tradicionales y postres innovadores te permitirá aumentar las posibilidades de éxito ya que estarás ofreciendo opciones para todos los perfiles de clientes. Para ayudarte a elegir las mejores opciones en formato mini, teniendo además en cuenta las últimas tendencias de repostería, te damos a continuación 8 ideas de repostería en miniatura basada en ingredientes naturales y con un predominio de la fruta fresca que sin duda harán las delicias de tus clientes:

Mini Bizcocho de almendras con chocolate, vainilla y frambuesas

Un delicioso postre que alterna placas de bizcocho de almendra y cacao bañadas en almíbar de café con placas de chocolate blanco y esponjoso de vainilla, decorado con frambuesas, arándanos e hierbabuena. Para el esponjoso de este postre hemos utilizado  una proporción del 45% de nuestro Queso crema Natural para profesionales. Disponible en versión sin lactosa, tiene gran capacidad de aireación para la elaboración de mousses de estructura estable y textura sedosa, por lo que es ideal para mousses de queso.

Mini Cheesecake crujiente de arroz con leche

Una original y diferente cheesecake fría presentada sobre una base de gelatina de Pedro Ximenez, cerezas y frutos secos que alterna tres capas de pasta brick caramelizada con dos capas de arroz con leche preparado con chocolate blanco y Quescrem Receta Original. Este queso crema de nuestra gama para profesionales, aporta consistencia a cualquier elaboración y permite la fácil realización de postres en línea fría.

Lingotes de queso y frutos rojos

El finger food llevado a la carta de postres. Estos lingotes de queso con cereales y semillas rellenos de mermelada de frutos rojos se sirven calientes recién sacados de la freidora y son una original versión de la “tarta de queso”, el postre estrella del momento. Esta elaboración es tan versátil que incluso podría ser también un excelente entrante. Para su elaboración hemos empleado Quescrem Plus, un queso crema apto para elaboraciones tanto saladas como dulces que resiste las temperaturas extremas de fritura sin desintegrarse y que permite la congelación.

Cheese Brûlée

Se puede innovar en repostería en miniatura partiendo de recetas clásicas, y podemos aprovechar el formato mini para ofrecer una nueva mirada a este tipo de postres en nuestra carta. Esta cheese brûlée hará las delicias de los amantes de los postres clásicos y de los amantes de los postres innovadores ya que es las dos cosas a la vez. Añadiendo nuestro Queso crema Natural a la receta de crème brûlée, le aportamos un original toque de sabor  fresco y láctico, además de una gran cremosidad.

Tartaletas rellenas de mascarpone y frutas rojas

Estas tartaletas elaboradas con masa brisa tienen un delicioso relleno consistente en una compota de fresas, grosellas y arándanos; y un cremoso de Mascarpone Quescrem y chocolate blanco. Para elaborar este cremoso de mascarpone y chocolate blanco se integran en caliente todos los ingredientes, tras enfriar los montamos y pasamos a manga pastelera. El Mascarpone Quescrem aporta una textura cremosa y sedosa y es perfecto para mousses al tener muy buena capacidad de aireación y un montado rápido.

Coulant de tarta de queso

Los coulant llaman la atención y triunfan en casi todas las cartas, por eso proponemos un delicioso coulant de tarta de queso, la gran reina de los postres actuales. Uniendo estos dos conceptos de éxito, elaboramos un coulant de tarta de queso con nuestro Queso Crema Natural que le aporta un delicioso sabor láctico y fresco tan característico de las cheesecakes. Para emplatar, nuestra versión de coulant va acompañado de un crumble de almendras y una salsa de frutos rojos y Mascarpone Quescrem.

Helado de yogur y lima con frambuesas

En una carta de postres no puede faltar el helado, y si los postres caseros forman parte de tu seña de identidad, este helado de yogur y lima con frambuesas es una opción ideal, ya que el helado de yogur tiene además la ventaja de contar con muy buena aceptación por su percepción como alimento fresco y saludable. Acompañamos el helado casero con una base de bizcocho de frambuesas como topping una salsa de frambuesas con yogur con un crujiente de chocolate blanco y frambuesa liofilizada. Para su elaboración contamos con el Yogur Culinario Quescrem perfecto para formulaciones heladeras por su equilibrio entre materia grasa y proteína, que no se corta al añadir ácidos y con un refrescante e intenso sabor a yogur.

Cremoso de maracuyá

Nuestro cremoso de maracuyá es un delicado postre en vasitos que en sus tres capas incorpora una gelatina de maracuyá, un bizcocho esponjoso de almendras y finalmente, un cremoso de maracuyá elaborado con nuestro Queso Crema Natural y el puré de la fruta. Usamos este queso crema porque le aporta mucha suavidad y cremosidad al conjunto y además de combinar con infinidad de sabores es resistente a la adición de ingredientes ácidos como es el caso de muchas frutas.

Sea como sean tu oferta gastronómica y el gusto de tu clientela, la repostería en miniatura y los postres individuales son una opción muy interesante, por las ventajas que ya comentamos y  especialmente en el momento actual, con la creciente preocupación por la seguridad, la salud, y ahorro. Tanto los postres clásicos y tradicionales como los innovadores pueden adaptarse al formato mini, en ocasiones de manera directa y en otras ocasiones realizando pequeños cambios en la receta.

Esperamos que estas ideas te puedan ofrecer todo un abanico de posibilidades creativas que te ayuden a incorporar la repostería en miniatura a tu negocio de hostelería con importantes ventajas para tu restaurante.